Calefacción eficiente 
Los paneles radiantes emiten calor cuando los rayos chocan con una superficie, sin que se produzca ninguna pérdida en el camino. A continuación el calor se transmite al aire, lo que significa que la temperatura se puede reducir para mantener un nivel óptimo de confort. Los paneles radiantes también producen calor instantáneo.

Calor en zonas y puntos determinados
Con los sistemas de paneles radiantes, diferentes zonas dentro de una misma habitación pueden tener diferentes temperaturas. De este modo, se ahorra energía y se aumenta el confort. Los paneles radiantes también constituyen una protección eficaz y económica contra las corrientes de aire frío. El calor radiado se dirige de manera natural a las zonas donde más se necesita, es decir a las superficies frías como las ventanas. 

Calefacción discreta
Los paneles radiantes emiten calor, pero no se los ve ni se los oye. En efecto, su discreto diseño combina a la perfección con cualquier entorno y no provocan movimientos del aire. Además su montaje en el techo permite dejar libres las paredes.