Los ventiladores de techo reparten el aire caliente que se acumula en el techo por la zona útil de la estancia, aumentando así el confort y el ahorro energético. En los edificios de techos altos, el ahorro energético es particularmente significativo, por lo que la inversión inicial (que además es muy baja) se recupera rápidamente.